Buscar
  • Kiki Suarez

UN BUEN DÍA

Un buen día es cuando me despierto con una imagen en mi cabeza, una imagen simple y clara que podría pintar, aún tres cuartos de ciega como ando. Un buen día es cuando me levanto y el día esta apenas asomándose y me siento en mi sofá favorito en mi cuarto favorito, si, este con las ventanales grandes que me dejan ver al jardín, y pudo observar la luz entrando entre las plantas y árboles. Un buen día es cuando entonces mi esposo baja las escaleras y se va a su máquina de café muy especial y me prepara mi taza de café igual de especial y servida con esta espumita de color café clarita encima y en una taza ya vieja que heredé el año pasado cuando mi madre murió. Er una amante fascinada del café, mi madre, y cuando tomo de ésta taza la siento acercándose a mí.

Un buen día es cuando luego tengo tiempo para sacar mis colores y pintar esta imagen que se despertó conmigo y cuando me sale como quiero.

Un buen día es cuando luego tengo la disciplina y el tiempo para hacer ejercicio que inmediatamente me ayuda a sentirme algo fuerte para lidiar con lo que me espera hoy y un bienestar caluroso invade mis 50 trillones de células y las apapacha por un ratito.

Un buen día es cuando viene mi hijo y platicamos y luego veo que quiere aprender a hacer ricas salsas con hongos con su papá quien es un verdadero chef gourmet. Y se vuelve mejor mi día cuando llega mi nieta mayor y admira unos plumones especiales que adquirí durante mi último viaje y se los puedo regalar y veo su alegría por este regalo inesperado. Y luego sigue bueno el día porque llega mi nieta chica y quiere preparar pastelitos y quiere romper los huevos y probar de todo antes de echarlo: del azúcar (y varias veces!), de la harina, la mantequilla y obviamente, luego de la masa. Mejor el día después, aunque con la cocina un desastre, cuando me pide comer un pastelito tras otro. Nunca ha comido tantos y con crema batida y hasta temo por su pancita, pero ella me asegura que su panza aguanta. Aún salgo al jardín y cosecho un poco hierbabuena para prepararle un tecito.

Súper es el día cuando mi esposo me sorprende con otro plato delicioso y mi hijo se apunta no solo a ayudante de cocina pero a comer con nosotros y el clima se mantiene y podemos bien comer afuera en nuestra terraza.

Sigue bueno y muy bueno y súper el día cuando mis hermanas quienes casi nunca mandan señales desde mi país natal y bastante lejano, me escriben unas palabras y hasta durante la mima tarde y hasta sumamente amables. Mientras que leo y contesto sus mensajes en mi celular observo unos zanates y unos pajaritos coloridos y nuevos bañándose con gusto y sí, yo diría, con verdadero gozo, en nuestra pequeña fuente; con alegría noto que es el tiempo del año en que los pájaros migrantes regresan a pasar su invierno aquí.

Un buen día fue cuando me acuesto sobre las sábanas frescas en la noche, siento con mi lengua todavía la frescura de la pasta dental alrededor de mis dientes y repienso este día, un domingo en noviembre, y siento gratitud por un montón de acontecimientos bellos, sorprendentes, que nunca hubiera podido planear. Después escucho mis podcasts de cuentos cortos y radio filosófico y ni cuenta me doy cuando exactamente me caigo en un verdaderamente muy buen y excelente y súper sueño….

13 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Mi Padre

Mi corazón, sabes, me parece que mi vida anterior solamente ha sido un sueño, me parece que mi vida empezó toda de nueva desde el momento que tú estabas acostada a mi lado y me mirabas con los ojos ll

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

© 2020 KIKI MUNDO. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS